2020 un año inolvidable

Alejandro Zapata.

Vamos a recordar durante mucho tiempo el año 2020, es el parteaguas que ha cambiado el rumbo de la humanidad, de las naciones, los gobiernos y las costumbres sociales. Nunca en la historia se había registrado un fenómeno tan profundo afectando todo el planeta, como tampoco la implementación de medidas como las que ahora observamos.

La pandemia ha conmocionado al mundo entero, su propagación envolvió rápidamente todos los rincones del orbe con grandes consecuencias, el dialogo entre naciones, el cierre de fronteras, la ayuda humanitaria y la carrera por obtener la vacuna, han sido aspectos esenciales para controlar el desastre epidemiológico.

Una cuestión prácticamente innegable consiste en que el virus y el cubrebocas llegaron para quedarse, nadie sabe a ciencia cierta a pesar de contar con la vacuna, cuando van a terminar sus efectos colectivos.

Aquí en México, esa devastadora enfermedad se suma a otros males que hacen aún más difícil y llevadera la situación, vivimos un clima de violencia e inseguridad, la economía por los suelos y, el sistema de salud deficiente e incapaz al estar rebasado. A lo anterior habrá de sumarse la crisis política, las elecciones en puerta y el estrés social.

En realidad, es un año completamente fuera de lo común, con un gobierno peculiar lleno de ocurrencias que han provocado sonoras críticas, manifestaciones y reclamos, los episodios increíbles y sorprendentes como la rifa del avión o la libertad de Ovidio Guzmán, quedan grabados con letra sobresaliente en los anales de la historia.

A fines del año pasado se cuestionó el asilo a Evo Morales y, en este 2020 lo mismo ocurrió en la visita de apoyo a la reelección del Presidente norteamericano Donal Trump, a la vez de regatear el reconocimiento y felicitación al electo Joe Biden, lo que incluso apresuró la decisión para retirarse de la Embajadora Martha Bárcenas.

El cambio en la política energética motivada por una retrógrada y superada concepción de soberanía, no solo fue contra cíclica, sino además en un inoportuno momento, nuestras empresas estatales se encuentran al borde del colapso financiero a la par de un retorno a las energías fósiles altamente contaminantes, el costo de esa decisión será cubierto por todos nosotros.

Lo más preocupante es la erosión de las instituciones, las cuales utiliza a contentillo y les encomienda funciones alejadas de su ámbito, como es el caso de las Fuerzas Armadas, el glorioso ejército mexicano, que lo ha incorporado a la Guardia Nacional por un lado, que tiene mandos civiles y, por otro, le encarga labores de construcción de obra pública como es el aeropuerto en Santa Lucía, son acciones que socavan su función.

A nivel internacional tenemos el emblemático caso del General Cienfuegos, asunto delicado que ni siquiera se nos tomó en cuenta como país, nos batearon, la justificación dada palabras más, palabras menos, es muy clara: desconfianza.

Así podemos continuar añadiendo un sinnúmero de capítulos que han marcado este 2020, que será recordado como el año de las tragedias, un profundo sueño convertido en amarga pesadilla, un duro e interminable invierno, una larga, fría y obscura noche, inolvidable.

(Visitado 164 veces, 1 visitas de hoy)

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio: USD

Síguenos en nuestras redes

Lo último

Notas relacionadas