Vallas para las vándalas feministas: lo mínimo que debe hacerse

Carlos Arturo Baños Lemoine / Ciudadano Cero

Carlos Arturo Baños Lemoine.

Mucho escándalo por una medida gubernamenal idónea, legal y legítima para contener a las hordas feministas que, previsiblemente, vandalizarán todo cuanto encuentren en la ruta de su marcha conmemorativa del 08 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

No podría ser de otra manera: la incivilidad de las feministas manifestantes no es para menos. La incivilidad de las que incurren una y otra vez en múltiples delitos, y la incivilidad de las que miran con ojos pasivos y obsecuentes a las pandilleras destructoras.

Las sectas feministas, fanáticas por naturaleza, siguen creyendo que su inconformidad les da permiso para delinquir.

Por infortunio, todos los gobiernos, especialmente los de MORENA, incluso alimentan con dinero público y con su pasividad institucional el crecimiento de esas sectas. Los gobiernos, de hecho, se han vuelvo delincuentes que protegen a delincuentes: delitos de comisión por omisión.

Igualmente, los partidos políticos, los medios masivos de comunicación y las instituciones educativas se han prestado, de forma estúpida e irresponsable, a promover, difundir y fortalecer a la mitología feminista, con toda su carga de dogmatismo y totalitarismo. Terrible error societal que yo vengo exhibiendo, criticando y condenando desde hace varios lustros.

Las sectas feministas saben que pueden delinquir todo lo que quieran: tienen garantizada la impunidad. Y saben cómo mantener la fuente de recursos millonarios para seguir nutriendo su espurio, irracional y antidemocrático movimiento.

Porque sólo para eso sirven sus marchas y demás expresiones de histerismo colectivo: para chantajear a los gobiernos a fin de que les suelten más y más dinero para oficinas, fiscalías, posgrados, seminarios, talleres, diplomados, manuales, cursos, conversatorios, simposios, congresos, revistas, libros y demás ficciones “con perspectiva de género”.

Los únicos problemas que han resuelto las feministas son los de sus carteras, porque la situación de las mujeres sigue siendo esencialmente la misma y, en algunas áreas, incluso ha empeorado. No podía ser de otro modo. ¿O díganme, ustedes, qué medida o programa gubernamental puede adjudicarse un éxito rotundo en la mejoría de las mujeres? Todos han sido un estrepitoso fracaso, comenzando por la vacilada ésa de la “alerta de género”. Declaren otras diez en todo el país: nada cambiará sustancialmente.

Entendámoslo de una buena vez: el feminismo es una variante del irracionalismo. Por esto, todas las políticas públicas inspiradas en el feminismo terminan en fracaso. El feminismo carece de racionalidad científica. Las feministas prefieren apelar a fantasmagorías inútiles, como el “patriarcado” y la “cultura de la violación”, que atenerse a las evidencias empíricas y a las relaciones causales de los fenómenos sociales.

Ése es el gran problema de las mitologías, de todas las mitologías: creer que el mundo se mueve por causas ficticias. Y los costos sociales de esta creencia son enormes.

Lo más curioso de este asunto es que las feministas ya están generando rechazo en las filas de sus propios “aliades”: por eso sus “aliades”de la “Cuarta Transtornación Mental”, de ese (des)gobierno que se dice “feminista”, no han dudado en ponerles vallas. Hasta el gobierno de la 4T está harto de su vandalismo estéril y chantajista.

El vandalismo feminista supone la pérdida de recursos presupuestales; de recursos públicos que el (des)gobierno de la “Cuarta Transtornación Mental” requiere para “maicear” al electorado parasitario en este año tan trascendente para el país.

El Nerón de Palacio Nacional necesita de mucho dinero público para comprar los votos de los parásitos que viven bajo el cobijo de los programas sociales. Recordemos que López Obrador es popular por el dinero que reparte, nada más. Cualquier sangría al erario reduce la capacidad de AMLO para comprar votos y conciencias.

Por eso las vallas gubernamentales de la 4T: para contener a sus propios monstruos, porque éstos ya se les salieron de control.

Y leo por allí que las feministas insisten en que su vandalismo sirve para “visibilizar” la crítica situación que viven las mujeres en México. Y no, hay que decirles que esa situación es clara y evidente desde hace décadas, como claro y evidente es el hecho de que todas las políticas públicas hechas bajo inspiración del feminismo… ¡han sido un rotundo fracaso!

Pero en este México, los gobiernos ineptos y la sociedad cómplice se resisten a aceptar la realidad. Así que preparémonos para otro espectáculo del vandalismo feminista, a ver qué tanto les duran esas vallas.

Facebook: Carlos Arturo Baños Lemoine

Twitter: @BanosLemoine

YouTube: Carlos Arturo Baños Lemoine

https://banoslemoine.wordpress.com/

Esta videocolumna de análisis, crítica y opinión es de autoría exclusiva de Carlos Arturo Baños Lemoine. Se escribe y publica al amparo de los artículos 6º y 7º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Cualquier inconformidad canalícese a través de las autoridades jurisdiccionales correspondientes.

(Visitado 543 veces, 1 visitas de hoy)

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio (USD) - CurrencyRate.Today

Síguenos en nuestras redes

Lo último

Notas relacionadas