La absurda y ridícula protesta de las gimnastas alemanas

Carlos Arturo Baños Lemoine / Ciudadano Cero

Carlos Arturo Baños Lemoine.

Ya lo esperábamos. Era obvio que partidarias de la mitología feminista iban a aprovechar los Juegos Olímpicos de Tokio para proyectar su absurda ideología.

La ridiculez ahora corrió a cargo de las gimnastas alemanas, quienes salieron a hacer sus maromas con leotardos de cuerpo entero, del cuello a los tobillos, dizque para evitar la “sexualización” de sus cuerpos.

Más ridículo no puede ser el asunto y nos da cuenta de los extremos enfermizos a los que ha llegado la mitología feminista en todo el mundo.

Comencemos por lo más elemental: con leotardos de cuerpo entero no se evita la “sexualización” de los cuerpos de las gimnastas, ya que cualquier vestimenta que se ciña a un cuerpo firme y bien torneado siempre dejará ver las finas cualidades de este cuerpo, especialmente en lo que respecta a los glúteos mayores. Aun con leotardos de cuerpo entero habrá motivo, pues, para la “sexualización”.

En toda mujer dedicada en serio a la gimnasia o a cosas parecidas, cualquier ropa entallada resaltará sus nalgas “duritas”, ya sea que use payasito, licra (leggins) o pantalón de mezclilla. Y, por supuesto, un leotardo de cuerpo entero bien puede resaltar las tetas, los muslos y las pantorrillas de las atletas.

Así que resulta completamente absurdo y ridículo pensar que un leotardo de cuerpo entero puede contribuir a evitar la “sexualización” de los cuerpos de las gimnastas.

Debemos decir, además, que el cuerpo humano es sexuado por naturaleza y sus atributos eróticos resaltan con cualquier prenda de vestir entallada. La moda, de hecho, surgió para resaltar los atributos erotizables y para esconder los atributos no-erotizables.

La única forma de evitar la “sexualización” de los cuerpos de las mujeres es, simple y llanamente, no exhibiendo los cuerpos. Ésta es la mentalidad que suele aplicarse en el caso de los hábitos que usan las monjas católicas y en el caso de las burkas que usan algunas mujeres en algunos países de religión islámica.

Pero, sinceramente, no concibo a ninguna gimnasta olímpica haciendo sus maromas con hábito o con burka.

Por lo visto, pues, de aquí en adelante las competencias olímpicas incluirán una nueva clase de competencia, a saber: qué partidarias de la mitología feminista exhiben las ideas más absurdas y ridículas a fin de llamar grotescamente la atención.

Facebook: Carlos Arturo Baños Lemoine

Twitter: @BanosLemoine

YouTube: Carlos Arturo Baños Lemoine

Instagram: banos.lemoine

https://banoslemoine.wordpress.com/

Esta videocolumna de análisis, crítica y opinión es de autoría exclusiva de Carlos Arturo Baños Lemoine. Se escribe y publica al amparo de los artículos 6º y 7º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Cualquier inconformidad canalícese a través de las autoridades jurisdiccionales correspondientes.

Número de vistas 646

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio USD: lun, 26 Feb.

Lo último

Notas relacionadas