Hambre, amenaza el futuro en México

Ernesto Zavaleta

Por. Ernesto Zavaleta

Quienes nacieron en México este siglo nunca han enfrentado lo que ya se vislumbra en el horizonte, una inflación de dos dígitos y el crecimiento de la pobreza alimentaria en todo el territorio nacional.

Durante la semana pasada toda la atención giró en torno al encuentro de los presidentes de México y Estados Unidos en Washington, las peticiones las llevó Andrés Manuel López Obrador, las condiciones las fijó Joe Biden.

El seguimiento mediático se centró en la migración y el combate al crimen organizado, y se aderezó con la captura del narcotraficante Rafael Caro Quintero y un cambio de ruta de facto a la estrategia de abrazos y no balazos con operativos en la Ciudad de México, Sinaloa, Quintana Roo y Baja California, contra el Cártel de Sinaloa, supuesto socio político de Morena.

Con una aprobación de menos del 30% de los estadunidenses a poco más de tres meses de las elecciones para renovar el Congreso en ese país, el tema migratorio tuvo un peso sobresaliente en la reunión, que opacó pero no borró su angustia por la creciente inflación y posible recesión en ambos países.

Por ello se acordó que México va a invertir mil 500 millones de dólares en los próximos dos años para mejorar la tecnología fronteriza y hacerla “inteligente”, gasto que complementará los 3 mil 400 millones de dólares que la Administración de Biden asignó para 26 proyectos de construcción y modernización de sus cruces fronterizos.

El tráfico de armas, drogas y personas chocará con este nuevo “muro fronterizo”, que finalmente si va a pagar México, se busca garantizar la seguridad y también aceitar las cadenas de suministro, así se fortalece la seguridad, y se espera agilizar el intercambio comercial. La preocupación es clara.

Y se dijo en el comunicado de la reunión bilateral:

“El aumento acelerado de la inflación representa una amenaza directa para el bienestar de las familias en ambos países y requiere acciones robustas, inmediatas y concertadas. Por tal motivo hemos acordado combatir de forma conjunta la inflación acelerando la facilitación del comercio bilateral y reduciendo los costos comerciales”.

Aunque sólo se menciona dos medidas concretas que México comprará 20 mil toneladas de leche en polvo de Estados Unidos y un millón de fertilizantes que distribuirá a productores de maíz y frijol.

Durante los sexenios de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña el índice de inflación más alto fue en el 2008 con 6.53%, que al año siguiente, 2009, bajó a 3.57%, en este sexenio el incremento ha sido constante 2.83% en 2019; 3.15% en 2020; 7.36% en 2021, se duplicó respecto al año anterior, y hasta julio de 2022 se llegó a 9.0%.

Como efectos inmediatos de la crisis económica producto de la pandemia de Covid-19 y la guerra en Ucrania, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) estima que este año la inflación en la zona superará el 8.8%, México ya está por arriba del 9%; mientras que la pobreza extrema aumentará 14.9% en la región durante 2022.

Esto implica que 7,8 millones de personas en América Latina estarán en riesgo de caer en inseguridad alimentaria este año, cifra que se sumaría a los 86,4 millones que actualmente se enfrentan a esta situación en la región.

México es el quinto país del mundo con mayor grado de obesidad entre su población, y al mismo tiempo casi la cuarta parte de los mexicanos, alrededor de 30 millones, padecen de pobreza alimentaria, es decir tiene diversos grados de desnutrición por no estar a su alcance económico una dieta sana.

Al mismo tiempo, mientras a nivel mundial una de cada 10 personas no tiene suficiente comida, según datos de enero de 2022 de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

En México la cifra es de más del doble, pues el 23.5% de la población vive en pobreza alimentaria (datos de CONEVAL, 2022) y de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018, existen 881 mil 752 niños con desnutrición crónica en el país.

Estas cifras también aumentan año con año, sin que hasta el momento el gobierno federal o los estatales tengan una estrategia clara y funcional para detener el deterioro alimentario de amplios sectores de población, sobre todo en el campo y zonas indígenas.

Si el gobierno de López Obrador tiene en la agenda algo para combatir la creciente inflación y pobreza, ya es hora de que lo haga además de comprar leche en polvo y fertilizantes.

El hambre, la pobreza alimentaria es una realidad en el horizonte inmediato para más de 30 millones de mexicanos. Hay que pedir más a EEUU por Caro o le saldrá muy caro a México.

COMENTARIOS

@ErnestoZavale

https://www.facebook.com/ernesto.zavaletag

[email protected]

(Visitado 55 veces, 1 visitas de hoy)

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio USD: mié, 28 Sep.

Síguenos en nuestras redes

Lo último

Notas relacionadas

Se acaba el tiempo

Marissa Rivera.En 1974 cuando gobernaba Luis Echeverría Álvarez, el historiador, politólogo y sociólogo, Daniel Cosío Villegas, cuestionó el poder absoluto con el que contaba una

¿Qué opina de ser torturado?

Ernesto Zavaleta. Los preceptos vertidos por el presidente en sus mañaneras van más allá de militarizar las fuerzas de seguridad pública, es aceptar que, so