Alejandro Rodríguez Cortés

Alejandro Rodríguez Cortés*.

Para que la mal llamada Cuarta Transformación intente un día sí y otro también imponer su narrativa en torno a un liderazgo mesiánico, neciamente señalado como infalible e históricamente incomparable, ha sido menester cambiar radicalmente el significado de cualquier definición o tema que tenga que ver con la realidad cotidiana o con la gestión pública.

De entrada, México ya no es un país de gran complejidad mestiza, diversa y pluricultural, sino simplemente la sede de una perenne y feroz batalla entre PROGRESISTAS y CONSERVADORES, pobres buenos apoyados por un gobierno redentor y clases medias y altas perversas cuyo único objetivo es preservar los privilegios propios de las ÉLITES. Ya no hay “mafia del poder”, sino ADVERSARIOS, porque el poder ya es del PUEBLO SABIO; su sede, un palacio, ya no es más símbolo de virreyes, pero sí testigo de diaria genuflexión a cargo de súbditos o hasta bufones del MAGNÁNIMO mandatario.

El gobierno no propicia desarrollo pero sí otorga BIENESTAR a cuenta del erario: caravana con sombrero presupuestal ajeno en una ECONOMÍA TRAPICHE donde -rentabilidad aparte- es mejor producir aguamiel artesanal que cerveza industrializada. El Producto Interno Bruto es irrelevante, si su estancamiento es sustituido por la FELICIDAD de millones de mexicanos, viejitos pensionados, jóvenes becados o campesinos subsidiados. No importa la destrucción institucional o la vulnerabilidad de mujeres y niños sin estancias infantiles. Y quien quiera romper este círculo virtuoso no merece sino calificativos como NEOLIBERAL, FIFÍ, MACHUCHÓN o peor aún, TRAIDOR A LA PATRIA.

La salud es un derecho universal por decreto, aunque la infraestructura y servicios hospitalarios se caigan en pedazos y los medicamentos escaseen. El INSABI sirve para lo que sirve y no sirve para lo que lamentablemente no sirve (Gatell dixit). Los MÉDICOS CUBANOS cubren el latoso reclamo de cobertura sanitaria, y además bien pueden realizar el ADOCTRINAMIENTO político en las zonas más alejadas del país: vale más un “viva la revolución” que la atención a un parto o a una infección.

Para que el Estado mexicano cumpla su primordial papel de garantizar la seguridad de la población, hay ABRAZOS de diversos calibres y letalidad. Los soldados no militarizan, porque el líder cambió de opinión y la militarización de antes es hoy el camino de la pacificación. Los 130 mil muertos no cuentan porque gran parte de ellos “se heredaron”. ESTADÍSTICA CHAIRA que niega ominosamente cifras duras.

En la feria de pretextos y justificaciones: la pandemia y los gobiernos anteriores. La crisis económica se debe al Covid y el lema de campaña “estaríamos mejor con López Obrador” se convirtió en la consigna gubernamental de “estaríamos mejor si Calderón no hubiera gobernado”.

Vivimos en un país donde los “moches” ya no lo son más, porque el serenísimo presidente dispuso que en realidad siempre fueron APORTACIONES al movimiento con el que conquistó la Silla del Águila. Las adjudicaciones directas de contratos públicos son la redención para quienes creyeron en la justicia: ahí está el premio a la LEALTAD ABSOLUTA.

El “chayote” se redime como PUBLICIDAD SOCIAL a aquellas “honrosas excepciones” de unos cuantos medios de comunicación que circulan en sentido contrario, en un atiborrado viaducto donde el resto (la mayoría) son heraldos de CAMPAÑAS EN CONTRA de la transformación del país. No se persigue ni se presiona a periodistas: se defiende la VERDAD del “soberano”.

El presidente es un DEMÓCRATA autoritario; su gabinete son CORCHOLATAS inservibles; los otros poderes de la Unión son independientes, pero deben ser PATRIOTAS, entendido el patriotismo como acuerdo absoluto con un proyecto (fallido) de Nación; los órganos autónomos son DEFENSORES DE LA OLIGARQUÍA. Quienes lo señalamos pasamos de ser OPOSITORES a ENEMIGOS.

Así podríamos completar un muy extenso glosario cuatrotero: populista, mañoso y mentiroso que muchos recitan una y otra vez, algunos convencidos ciegamente en la utopía; otros muchos, rogando al destino que traiga la absolución y les demuestre que no se equivocaron.

Pero la realidad se sigue, y se seguirá, imponiendo.

 

*Periodista, comunicador y publirrelacionista.

@AlexRdgz

(Visitado 82 veces, 2 visitas de hoy)

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio USD: sáb, 26 Nov.

Síguenos en nuestras redes

Lo último

Notas relacionadas

Era civil

Por. Carlos J. Pérez García Ni siquiera, mucho ojo con eso, hay que dar la extremaunción al líder y sus tiempos. Hierba mala nunca muere,

México cae ante Argentina 2-0

La Selección Mexicana no pudo contener ni sumar goles ante Argentina, en el encuentro que se disputó este sábado en el Mundial de Qatar, al