El presidente y la dictadura

Por. Rubén Cortés

Así como muestra encuestas sobre las próximas elecciones en Estados Unidos en La Mañanera, el presidente tiene que hablar de las elecciones en Venezuela, donde su aliado Nicolás Maduro acaba de decidir que competirá consigo mismo para perpetuar su dictadura.

Porque el presidente es uno de los presidentes que más se inmiscuye en asuntos internos de otros países: fue a Washington a hacer campaña para Trump, denuesta a los presidentes de Perú, Argentina, Ucrania; y defiende a los de Cuba, Nicaragua, Venezuela, Rusia.

Está obligado moralmente, entonces, a hablar de cómo su amigo Nicolás Maduro inhabilitó a la candidata opositora María Corina Machado, para no tener contendientes en las próximas elecciones, al igual que hizo en las anteriores elecciones, y seguir en el poder de manera fraudulenta.

Ya condenaron la decisión de Maduro, naciones como Estados Unidos, Canadá, Argentina, Uruguay, Ecuador y 29 expresidentes democráticos. Y, ojo: es algo que se resume con una pregunta: ¿Quiere o no el presidente mexicano el regreso de la democracia en Venezuela?

Sin dudas, apoyará a la dictadura, como apoyó ya a otro dictador amigo suyo que hizo lo mismo: el nicaragüense Daniel Ortega, quien encarceló a todos los candidatos de oposición y se reeligió por sus pistolas y, además, quitó la ciudadanía nicaragüense a todos. Y háganle como quieran.

El presidente mexicano se negó en la ONU a firmar una declaración de 60 países miembros, que demandaron elecciones libres y la liberación de los candidatos presidenciales presos en Nicaragua. Peor, hasta mandó representante a la farsa de toma de protesta de Ortega.

Porque si ante algo hay que quitarse el sombrero, es ante la congruencia del presidente mexicano para defender a asaltantes de la democracia y ladrones de elecciones, como al dar asilo, y hasta CURP, a Evo Morales, cuando éste tiró el sistema en Bolivia, igual que aquí Manuel Bartlett.

En 2019, Morales tiró el sistema por la noche (porque iba abajo en el conteo) y al reactivarlo en la mañana, ya había ganado la elección: el presidente mexicano fue el primero del mundo en reconocer su triunfo. Y cuando Morales fue derrocado, le mandó un avión militar para traerlo.

Una mentira del presidente es al decir que no se mete en asuntos de otros países. Vamos, si el 16 de septiembre dijo en un discurso que la dictadura cubana “debiera ser declarada patrimonio de la humanidad”. Pero Cuba prohíbe elecciones, libertad de expresión, empresa, religión…

Y, aunque éste es su sueño irrealizado como gobernante, tampoco es que se quede atrás, eh: aquí designó por inspiración divina a su candidata presidencial y las nueve candidaturas estatales para 2024, con uso despiadado y sin vergüenza de todas las instituciones y fuerzas del Estado.

Fan de dictaduras.

Número de vistas 98

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio USD: mié, 29 May.

Lo último

Notas relacionadas