En Domingo de Pascua, Papa Francisco pide por el fin de las guerras en Tierra Santa, Ucrania y Siria

Foto: News Vaticano

En su mensaje de Domingo de Pascua, el Papa Francisco expresó su anhelo de paz y el fin de las guerras en todo el mundo, especialmente en Tierra Santa, Ucrania y Siria.

Destacó que la Iglesia “revive el asombro de las mujeres que fueron al sepulcro al amanecer del primer día  de la semana”.

Tomando como referencia la piedra con la que se cerró el sepulcro de Jesús, Francisco remarcó que también hoy “hay rocas  pesadas, demasiado pesadas, que cierran las esperanzas de la humanidad: la roca de la guerra, la roca  de las crisis humanitarias, la roca de las violaciones de los derechos humanos, la roca del tráfico de  personas, y otras más”.

El Papa Francisco pidió especialmente por las víctimas de Israel, Palestina y Ucrania, al tiempo que pidió que “Cristo resucitado abra un camino de paz para las martirizadas poblaciones de esas regiones”.

Asimismo, instó a que se respeten  “los principios del derecho internacional” y exhortó “por un intercambio general de todos los  prisioneros entre Rusia y Ucrania: ¡todos por todos!”.

Además, reiteró el llamamiento “para que se garantice la posibilidad del acceso de ayudas  humanitarias a Gaza, exhortando nuevamente a la rápida liberación de los rehenes secuestrados el  pasado 7 de octubre y a un inmediato alto el fuego en la Franja”.

“No permitamos que las hostilidades en curso continúen afectando gravemente a la población  civil, ya de por sí extenuada, y principalmente a los niños. Cuánto sufrimiento vemos en sus ojos”, lamentó el Santo Padre.

Invitó a impedir “que los vientos de la guerra soplen cada vez más  fuertes sobre Europa y sobre el Mediterráneo. Que no se ceda a la lógica de las armas y del rearme. La paz no se construye nunca con las armas, sino tendiendo la mano y abriendo el corazón”.

En este sentido, pidió no olvidarse de Siria y los conflictos en el Líbano, al tiempo que puso como ejemplo a la Región de los Balcanes Occidentales, “donde se  están dando pasos significativos hacia la integración en el proyecto europeo”.

“Que las diferencias  étnicas, culturales y confesionales no sean causa de división, sino fuente de riqueza para toda Europa  y para el mundo entero”, instó el Pontífice.

También instó a que se favorezcan la conversaciones entre Armenia y Azerbaiyán “para que, con el apoyo de  la Comunidad internacional, puedan proseguir el diálogo, ayudar a las personas desplazadas, respetar  los lugares de culto de las diversas confesiones religiosas y llegar cuanto antes a un acuerdo de paz  definitivo”.

En este sentido, pidió que Cristo Resucitado “dé consuelo a las víctimas de cualquier forma de terrorismo” y rezó por “los que han perdido la vida” e imploró el “arrepentimiento y la conversión de los  autores de estos crímenes”.

A continuación, dirigió su atención a otras zonas de conflicto como Haití y Myanmar, “país golpeado desde hace años por conflictos internos, para que se  abandone definitivamente toda lógica de violencia”.

En su llamado a la paz no faltó tampoco el continente africano, “especialmente las poblaciones exhaustas  en Sudán y en toda la región del Sahel, en el Cuerno de África, en la región de Kivu en la República  Democrática del Congo y en la provincia de Cabo Delgado en Mozambique, y ponga fin a la  prolongada situación de sequía que afecta a amplias zonas y provoca carestía y hambre”.

“Que el Resucitado haga resplandecer su luz sobre los migrantes y sobre todos aquellos que  están atravesando un período de dificultad económica, brindándoles consuelo y esperanza en los  momentos de necesidad”, pidió el Santo Padre.

News Vaticano
Número de vistas 20

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio USD: mar, 21 May.

Lo último

Notas relacionadas