Rubén Cortés.

Es notorio el regateo del presidente a la clase media, pese a que lo hizo ganar la presidencia, después de considerarlo “un peligro para México” en 2006 y en 2012, pero que en 2018 cambió de idea y le dio los 15 millones de votos con que arrasó en las elecciones. 

Ayer, al anunciar apoyos por la depresión económica dijo que “abarcan a la clase media baja y la clase media-media”. Le resulta difícil referirse a la clase media sin adjetivos: propio del populismo latinoamericano que la considera “antagónica a los pobres”. 

Sin embargo, la clase media lo llevó a la presidencia, porque su techo de votantes cautivo rondaba los 15 millones. Veamos: en 2006 obtuvo 14 millones 756 mil 350 votos; en 2015 fueron 15 millones 848 mil 827; y en 2018 consiguió 30 millones 113 mil 483. 

O sea, fue la suma de la clase media a sus votantes tradicionales lo que le propició la llegada a la presidencia. La misma clase media a la que su corriente política (la organizada en el Foro de Sao Paulo) no le tiene simpatía alguna. 

Por ejemplo, la secretaria general de Morena dice: 

El problema que habría que entender es que, cuando sacas a gente de la pobreza y llega a clase media, se les olvida de donde vienen, porque la gente piensa como vive, entonces cuando llegan a ser clase media se les olvida de dónde vienen y quien los sacó”.

Y un ideólogo chavista, Rafael Correa, ex presidente de Ecuador que quiso eternizarse en el poder cambiando la Constitución, afirma: “La clase media es antagónica a los pobres y sucumbe más fácilmente a los cantos de sirena del estilo de vida a lo New York”. 

Ese desprecio del chavismo-populismo latinoamericano a la clase media tiene la raíz en Lenin y su razonamiento sobre la “pequeña burguesía”, a la cual desapareció enseguida en la URSS, por “egoísta, ambiciosa, ambivalente y traidora”. 

De ahí que lo primero que hacen esos regímenes es denostar a la clase media “ambiciosa y egoísta” en sus demandas históricas de empleos formales, bienes importados, mejores servicios, Estado de derecho, estabilidad económica, seguridad, educación privada… 

Los comunistas la vilipendiaban con epítetos como “blancos”, “perros rabiosos”, “burokrataz”, “disidentes”; los chavistas, con “escuálidos”, “burgueses”; los cuartistas, en México, con “fifís”, “conservadores”, “pirrurris”, “sepulcros blanqueados”… 

Pero la clase media en realidad llega a ser inocente, y se suicida electoralmente cada siglo (en los países donde se suicida) porque la bonanza económica en la que surge le hace perder el sentido de lo trágico y olvidar que los errores pueden ser irreparables. 

En el México del tercer lustro de este siglo, fueron esos 15 millones de votos extra que… 

Nos dieron Cuarta Transformación.

(Visitado 17 veces, 1 visitas de hoy)

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio (USD) - CurrencyRate.Today

Síguenos en nuestras redes

Lo último

Notas relacionadas