Política “cero Covid-19” desata protestas en China

La ira pública en China por la ampliación de los bloqueos por la política de “cero Covid-19” en todo el país estalló en raras protestas en la región de Xinjiang, en el extremo occidental de China, y en la capital del país, Beijing, cuando las infecciones en todo el país establecieron otro récord.

Las multitudes salieron a las calles el viernes por la noche en la capital de Xinjiang, Urumqi, gritando “¡Terminen con el encierro!” y levantando los puños en el aire, después de que un incendio mortal el jueves desencadenara la ira por su bloqueo prolongado de COVID-19 según videos que circularon en las redes sociales chinas el viernes por la noche.
Los videos mostraban a personas en una plaza cantando el himno nacional de China con su letra “¡Levántense los que se niegan a ser esclavos!”. mientras que otros gritaron que querían salir de los encierros. La agencia Reuters verificó que las imágenes se publicaron desde Urumqi, donde muchos de sus 4 millones de residentes han estado bajo algunos de los bloqueos más prolongados del país, sin poder salir de sus hogares durante hasta 100 días.

En la capital de Beijing, a 2 mil 700 km de distancia, algunos residentes encerrados organizaron protestas a pequeña escala o confrontaron a sus funcionarios locales por las restricciones de movimiento que se les impusieron, y algunos los presionaron con éxito para que las levantaran antes de lo previsto.

Una chispa crucial para la ira pública fue un incendio en un edificio de gran altura en Urumqi que mató a 10 personas el jueves por la noche, cuyo caso se volvió viral en las redes sociales, ya que muchos usuarios de Internet supusieron que los residentes no pudieron escapar a tiempo porque el edificio estaba parcialmente cerrado en la parte de abajo. Funcionarios de Urumqi realizaron abruptamente una conferencia de prensa en la madrugada del sábado para negar que las medidas de “cero covid-19 hayan obstaculizado el escape y el rescate, pero los usuarios de Internet continuaron cuestionando la narrativa oficial.
“El incendio de Urumqi molestó a todos en el país”, dijo Sean Li, residente en Beijing.

Un cierre planificado para su complejo “Berlin Aiyue” fue cancelado el viernes después de que los residentes protestaron ante su líder local y lo convencieron de cancelarlo, negociaciones que fueron capturadas por un video publicado en las redes sociales. Los residentes se enteraron del plan después de ver a los trabajadores poniendo barreras en sus puertas. “Esa tragedia nos pudo haber pasado a cualquiera de nosotros”, dijo.
El sábado por la noche, al menos otros diez complejos levantaron el cierre antes de la fecha de finalización anunciada después de que los residentes se quejaran, según un recuento de la agencia Reuters de las publicaciones de los residentes en las redes sociales. Un video separado compartido mostró a los residentes de Beijing en una parte no identificable de la ciudad marchando alrededor de un estacionamiento al aire libre el sábado, gritando “¡Fin al bloqueo!”. El gobierno de Beijing no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios el sábado.

Preguntas difíciles en el gobierno
Dali Yang, politólogo de la Universidad de Chicago, dijo que los comentarios de las autoridades de que los residentes del edificio Urumqi habían podido bajar las escaleras y, por lo tanto, escapar probablemente se percibieron como culpar a las víctimas y alimentaron aún más la ira pública.

“Durante los primeros dos años de covid-19, la gente confiaba en que el gobierno tomaría las mejores decisiones para mantenerse a salvo del virus. Ahora la gente hace cada vez más preguntas difíciles y desconfía de seguir órdenes”, dijo Yang.

Xinjiang es el hogar de 10 millones de uigures. Los grupos de derechos humanos y los gobiernos occidentales han acusado durante mucho tiempo a Beijing de abusos contra la minoría étnica principalmente musulmana, incluido el trabajo forzoso en campos de internamiento. China rechaza enérgicamente tales afirmaciones.
China defiende la política de “cero covid-19” de la firma del presidente Xi Jinping como un salvavidas y necesaria para evitar abrumar el sistema de salud. Los funcionarios prometieron continuar con él a pesar del creciente rechazo público y su creciente costo en la segunda economía más grande del mundo. El gobierno dijo el viernes que reduciría la cantidad de efectivo que los bancos deben mantener como reservas por segunda vez este año, liberando liquidez para apuntalar una economía tambaleante.

Las próximas semanas podrían ser las peores en China desde las primeras semanas de la pandemia tanto para la economía como para el sistema de salud, dijo Mark Williams de Capital Economics en una nota esta semana, ya que los esfuerzos para contener el brote actual requerirán bloqueos localizados adicionales en muchas ciudades, lo que deprimirá aún más la actividad económica.

Para el viernes, el país registró 34 mil 909 casos locales diarios, un nivel bajo para los estándares mundiales pero el tercer récord consecutivo, con infecciones que se extendieron por numerosas ciudades, lo que provocó cierres generalizados y otras restricciones al movimiento y los negocios.

Shanghai, la ciudad y el centro financiero más poblado de China que soportó un cierre de dos meses a principios de este año, endureció los requisitos de prueba el sábado para ingresar a lugares culturales como museos y bibliotecas, requiriendo que las personas presenten una prueba de covid-19 negativa tomada dentro de las 48 horas, frente a 72 horas que se hacía antes.
REUTERS

(Visitado 22 veces, 1 visitas de hoy)

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio USD: mié, 8 Feb.

Síguenos en nuestras redes

Lo último

Notas relacionadas

“Dedazo” simulado

 Francisco Garfias.  Los consultores internacionales especializados en México saben que el método de las encuestas para elegir al candidato presidencial de Morena es un dedazo simulado.  Para

Esa obsesión con el beisbol

Rubén Cortés.  Tira mil 600 millones en estadios de beisbol, y da al INE menos un quinto por ciento del Presupuesto Federal de ocho millones