Feminismo y lucha armada (1 Macedonio)

Ah-Muán Iruegas

La inmoral postulación, por el partido Morena de Félix Salgado Macedonio para gobernador de Guerrero, abre la vía armada a la lucha feminista.

Pero no necesariamente se trata del foco guerrillero tradicional. Pues el feminismo es un movimiento de izquierda… más allá del obradorismo -que a mi juicio es una falsa izquierda-. En todo caso, el feminismo está a la izquierda de la supuesta izquierda…

En las guerrillas latinoamericanas del siglo XX, en ocasiones algún hecho específico indignaba a la población y fortalecía la lucha armada ya existente. Algún dictador centroamericano malversó la ayuda internacional por un terremoto, fortaleciendo así la vía armada –en su contra-.

En nuestro caso, el presidente López Obrador defiende de modo insultante a un presunto violador, Félix Salgado, por razones desconocidas o incomprensibles.

A menos, claro, que Macedonio sea la liga del obradorismo con la delincuencia organizada de Guerrero. Cosa que, aunque sea posible e incluso probable, aún no se ha probado. Por tanto el apoyo presidencial es real y patente para con Macedonio, pero las verdaderas razones de ese apoyo permanecen ocultas.

La postulación del probado energúmeno y presunto violador, Félix Salgado Macedonio, puede entonces cumplir el efecto de catalizador para un cambio cualitativo en la lucha feminista: el inicio de la lucha armada, el sabotaje y la guerrilla contra el obradorismo.

Los grupos armados no surgen por la simple voluntad de sus participantes. Obedecen a lógicas histórico-sociales y no las puede hacer factibles en estricto sentido nadie, ni siquiera el presidente de la República. Ni mucho menos el autor de este texto, que sólo se limita a analizar la situación.

La situación mexicana al respecto, consiste en que el caso Macedonio abre la vía armada al feminismo. El feminismo mexicano ya era violento, pero sólo ha utilizado herramientas o pequeños artefactos como “armas”.

Pero es tan burdo el apoyo presidencial, que generó de inmediato una movilización y un sentido de amenaza en las propias autoridades. Quienes se apresuraron a cercar al Palacio Nacional, como si temieran que la sombra de algún “Toro sin cerca” –el folclórico mote con que se nombra a Macedonio- embistiera sobre la mismísima casa presidencial…

Sin duda, Félix Salgado Macedonio enturbia el ambiente en derredor del presidente de la República. Que nunca logrará convencer a las feministas de que es falso que el presidente encubre violadores.

De inicio y a juzgar por sus actos, las feministas ya están predispuestas a la violencia, en cierto grado al menos y no necesitan que les den “mucha cuerda” para acudir a la vía armada. Se abren paso a martillazos en sus marchas y así, algunos, del feminismo original extrañamos los argumentos a la altura de Simone de Beauvoir –y no la violencia ciega-.

Si a todo esto agregamos el asunto Macedonio, es probable que se genere violencia si no se corrige la postulación y el “innombrable guerrerense” sale de inmediato de la escena política nacional.

De no corregirse el encubrimiento a Macedonio, que no puede calificarse de error pues el presidente actuó con dolo, tanto el ejecutivo como el partido Morena pudieran ser blanco de ataques –además del propio Macedonio, obviamente-.

Dado el nivel de coordinación que han mostrado las feministas, no es impensable que las 500 oficinas distritales de Morena sean atacadas, o les prendan fuego o algo similar. Por la sencilla razón de que el partido y sus delegados estatales guerrerenses hicieron el trabajo sucio de postular a Macedonio.

El señor presidente también puede ser atacado con explosivos u otros medios. Ya son varios los casos donde se escurren personajes sin invitación, en las conferencias mañaneras. Por ello, no sería raro que las feministas intenten aproximarse al mandatario y agredirlo, o al menos pintarlo con sus maquillajes.

Lo mismo a Félix Salgado, cuyos actos de campaña se convierten “per se” en un blanco de ataque.

Es por ello que, incluso en los intereses del obradorismo, está librarse de ese lastre que es Macedonio. Aunque recordemos que Roger Bartra dijo hace años que AMLO es un lastre para la izquierda. Entonces ahora, la izquierda tiene dos lastres, hay dos portentos en el firmamento de la izquierda mexicana: el Mesías Tropical y el “Toro sin cerca”, es decir un violador y su solapador…

Pueden ser que las feministas, que se consideran a sí mismas de izquierda porque buscan la transformación social, sean quienes se deshagan de los dos lastres actuales de la izquierda mexicana: Félix Salgado Macedonio y Andrés Manuel López Obrador, los nuevos enemigos de las mujeres de México.

Sin embargo y con afán de disuadirles de la idea de una guerrilla, debe recordarse que los focos guerrilleros sólo han tenido éxito en América Latina cuando se combinan: campesinos armados, guerrilla urbana, militares disidentes y/o organización política opositora.

Sólo éstos dos factores últimos están presentes en el contexto actual mexicano, si contamos con la organización feminista como opositora (según algunos, el feminismo es la principal oposición al obradorismo, aunque sea un movimiento y no un partido) y con los militares retirados que se han expresado contra López Obrador. Es decir, no tienen ni guerrilla campesina ni guerrilla urbana.

Pero es factible que las feministas, que según el presidente mexicano ya utilizan recursos como las bombas Molotov, intenten reconvertirse en guerrilla urbana.

Todo, coyunturalmente, gracias a Macedonio, pero en un contexto de rechazo general del obradorismo hacia las causas feministas, y en un contexto aún más amplio y profundo de opresión de la mujer a nivel nacional.

Una guerrilla urbana sí pondría de cabeza a las autoridades, sobre todo en temporada electoral, pues todos los actos de campaña verían elevados sus riesgos exponencialmente. Por ello, puede afirmarse que es una guerrilla urbana lo que más fácilmente estarían en condiciones objetivas de desarrollar las feministas mexicanas.

El blanco por excelencia: la Ciudad de México. Pero hasta la más pequeña ciudad mexicana puede convertirse en un referente si con cualquier agresión a las autoridades, incluso simbólica, inicia allí la lucha armada feminista mexicana.

 

(Visitado 80 veces, 1 visitas de hoy)

Clima

CIUDAD DE MÉXICO

Hoy no circula

Tipo de cambio

Tipo de cambio (USD) - CurrencyRate.Today

Síguenos en nuestras redes

Lo último

Notas relacionadas

Si es venganza, no es justicia

Por: Mariana Moguel Robles Aquí estoy. Sentada frente a una computadora tratando de desmadejar una maraña de pensamientos que hace años no dejan de perseguirme

Telmex, la joya de la corona

Por. José C. Serrano El cenit de las empresas paraestatales, en México, se alcanzó al finalizar el sexenio de José López Portillo (1976-1982), había 1150

¡No han resultado los abrazos!

Por. Raúl Flores Martínez La estrategia de los “Abrazos, No Balazos”, tal parece que no está dando resultado, tan claro es el poder del crimen